Cristina y Eduardo son dos barcos que se cruzan. Ambos con velas blancas. Brillantes, no gastadas. Descansan en la isla de los robles, duermen el sueño de los antiguos.

      SHARE
      COMMENTS