Niños corren sin destino, vuelan entre gorriones, el tiempo del juego parece nunca acabar, son peonzas sin cordel, un interminable animalario de verano.

      SHARE
      COMMENTS