Las piedras miran tranquilas, algunas, se rascan con espino. Hoy, no tienen sombra. Y extrañan al hito lejano.

      SHARE
      COMMENTS