Los niños corren, pisan las montañas, comen bocadillos y huyen de los adultos, los adultos son ajenos, y cómplices, del juego de los niños, de la boda de los niños. Los niños se enfadan cuando se ponen las boinas, se paran quietos con sus tirantes. Se emocionan entre las rocas. Se emocionan en la fiesta. Se duermen en la fiesta. Los niños, son la excusa perfecta para casarse. Los niños, hacen sonreir a las montañas.

      SHARE
      COMMENTS