Ligüerre, ya no estás abandonado. La música de los árboles, las notas del pantano, melodía de animales, el frío de la piedra, enmudecen con la explosión de la fiesta. Fiesta imperecedera para Noemi y Chesco.

      SHARE
      COMMENTS