Bajo el arco de espinos se resguarda Blanca. Ya no llueven pétalos. Enrique ya no mira el reloj. El velo infinito teje el tiempo, que avanza rápido, pero despacio.

      SHARE
      COMMENTS