La forma cambia, Belián duerme, la roca permanece inquieta. Pisadas de color de dos personas, que esperan y miran, mientras tanto, se abre un camino entre pinos.

      SHARE
      COMMENTS