Las libélulas traen historias de una vida que ya no es, pero sigue siendo. Desde el velero puedes verlas sonreir, pero la pesca no espera. Invierno en París, entre cantos rodados, entre arena que pronto dejará de ser.

      SHARE
      COMMENTS